CRÓNICA FESTIVAL NOS PRIMAVERA SOUND

Un artículo y fotografías de Equipo ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (2 votes cast)
Un artículo y fotografías de Equipo ColumnaZero.
Un artículo y fotografías de Equipo ColumnaZero.

El Nos Primavera Sound cerró su cuarta edición con la presencia de más de 77.000 personas, consolidándose como uno de los festivales urbanos de referencia, ya no solo de Portugal sino de toda la Península Ibérica.

El festival está situado en un recinto único, el que dispone el Parque da Cidade, proporcionando varios anfiteatros naturales de cara a los dos escenarios principales, algo que recuerda al Paredes de Coura. Aunque aquí el tapiz frondoso de los bosques del norte de Portugal ha sido sustituido por el océano Atlántico de fondo.

CRÓNICA FESTIVALDEL NOS PRIMAVERA SOUND

La primera jornada del festival comenzó con Mikal Cronin. El bajista de Ty Segall dio un concierto impecable, sobre todo gracias a un sonido muy trabajado y al ritmo ascendente que imprimió en su bolo a través de su set; desde el pop-rock hasta el rock ‘n’ roll bañado en garage. Sin duda una de las sorpresas del día fue Mac DeMarco. El canadiense, a quién había ya padecido hacía menos de un año, sonó mucho más nítido que de costumbre y sus canciones en directo, demasiado atropelladas e incapaces de trasmitir la aparente sutileza de su rock slacker, se transformaron en puro rock ‘n’ roll; todo ello amenizado con el particular show que conlleva su directo, que esta vez dado el empeño musical resultó hasta gracioso.

La reina del festival – con permiso de Patti Smith – fue FKA Twigs. El derroche de sensualidad plasmado en esos movimientos a los que acostumbra, que beben de la danza moderna, junto con su voz y el gran respaldo de los tres músicos que la protegían detrás provocó en la audiencia un aroma embriagador que se prolongó durante todo el concierto. Resultaba tan difícil no quitarle ojo con la boca medio abierta mientras se movía a lo largo del escenario a la vez que ejecutaba el perfecto LP1 (2014).

CRÓNICA FESTIVALDEL NOS PRIMAVERA SOUND

El cabeza de cartel del día fue Interpol. Paul Banks y los suyos ofrecieron un concierto más que correcto en donde las canciones de sus últimos dos discos – ambos fallidos – no desentonaron en absoluto, gracias sobre todo a la profesionalidad que acostumbran en el escenario y a la vuelta constante en el setlist a esa obra maestra del post-punk que es Turn on the bright lights (2002). A partir de ahí, el cierre de una noche que se había presagiado oscura dio paso a la electrónica con base pop aunque con una materialización y estilos diferentes. Desde el jolgorio que montó The Juan MacLean a través de su new wave bañada en house hasta la orfebrería fina de Caribou, pacientes y compactos – quizá algo abusadores de los bajos y de la batería a la hora de alargar los temas – pero muy precisos en la ejecución. Las capas de sonido se superponían y el contencioso acabó en locura con ese bis antológico formado por Can´t Do Without You y Sun, baile de Daphni incluido.

En la segunda jornada, antes de que Patti Smith saliera al Palco NOS a eso de las siete de la tarde, los veteranos Giant Sand ya estaban calentando el escenario colindante con su country de raíz amenizado con rock fronterizo y mezclado con folk algo pausado, bridando el preludio perfecto para el asalto de la madrina del punk.

La de Chicago salió al escenario con su melena grisácea y gafas de sol a la vez que su banda ya se disponía a arrancar los primeros acordes de “Gloria” mientras el público se venía arriba. Quizá dos factores se juntaron en Porto a esa hora, el hecho de ver a Patti Smith en un escenario y, para sorpresa de algunos, que sonara tan bien y con tanta fuerza, además de su música, su voz – para nada desgarrada – capaz de aguantar y mantenerse en un escenario sin demasiados síntomas del paso del tiempo. A partir de ahí y con el sol alumbrando desde el atlántico no hizo falta mucho más para dar uno de los conciertos del festival en donde repasó su afamado Horses (1975) con alguna concesión – Because the Night – .

CRÓNICA FESTIVALDEL NOS PRIMAVERA SOUND

CRÓNICA FESTIVALDEL NOS PRIMAVERA SOUND

Hubo paso después para José González que comenzó solo en la primera canción con su folk desabrigado dispuesto a bajar los tempos rockeros con los que había imbuido el ambiente Patti Smith. Le acompañó en los sucesivos temas su banda ejecutando un bolo muy sutil, dotando de complejidad a la apariencia más simple, versión de “Massive Attack” incluida.

Parecía que la segunda jornada del festival no iba abandonar el rock por las buenas y el hecho se confirmó cuando entraron unos revolucionadísimos The Replacements al escenario con la intención de dar su último concierto. Y así fue, tanto porque llegaron a anunciarlo como por su ejecución. Pocas veces he presenciado tal derroche de energía. Su rock and roll con tintes hardcore pasado por un fotomatón post adolescente salió victorioso y puso el broche final a su efímera reunión.

La noche se abría entre Spiritualized y Belle and Sebastian, los primeros bajo la omnipresencia de Jason Pierce y a través de una paleta cromática inabarcable de riffs de guitarra salteados con un coro muy cercano al góspel y los segundos en una vertiente muy pop y bailable.

CRÓNICA FESTIVALDEL NOS PRIMAVERA SOUND

A la una y cuarenta de la noche, en el escenario Pitchfork salió Ariel Pink y su banda de lunáticos para dar sin duda el show del festival. Aquello no se pareció para nada a todo lo anterior; carente de guión, tomaba por momento tintes de opera trash – imagínese a unos personajes de John Waters intentando imitar a Queen y sonando mejor que Queen – pasando por el ruido y el heavy metal a lo Spinal Tap hasta el pop más bizarro. Dejó a la audiencia boquiabierta porque al fin y al cabo aquel cúmulo de cosas estrambóticas sonó brutal y se despidió con un bye sin tocar Put Your Number in My Phone o Round and Round. No hizo falta, después de presenciar aquello nadie las echó de menos.

La última jornada estuvo marcada por el fantasma del concierto de Foxygen, espina clavada para muchos tras aquella cancelación en 2013, primer concierto en Portugal y última gira de la banda tras anunciar recientemente que se separan.

Si el día anterior Ariel Pink había salido a dar un show excéntrico y había triunfado, Foxygen salieron un poco a lo mismo pero desde una vertiente más rock bajo un colocón neo-hippy. La banda, sustentada por un frontman hiperactivo y un coro de cheerleaders de lo más simpático, vio como su fórmula se agotó a la segunda canción al comprobar que ese toque psicodélico heredero del Their Satanic Majesties Request de The Rolling Stones pasó a ser puro esperpento; un espectáculo barato bajo la premisa de paz y amor y sin rasgos característicos de su sonido.

CRÓNICA FESTIVALDEL NOS PRIMAVERA SOUND

Después de ver al Barça ganar su quinta Champions nos dirigimos al punk femenino con aroma riot grrrl de Ex Hex para continuar la fiesta. La cosa no desmereció en absolut. El trío femenino, muy bien plantado en el escenario, supo transmitir esa fuerza de su debut, Rips (2014).

Más tarde, apareció Ride sobre el escenario bajo la apariencia – al menos en sonido – de estar viviendo una segunda juventud; sus canciones suenan más depuradas con el paso del tiempo y de ese shoegaze primerizo únicamente han quedado rescoldos en algunos temas. Desde fuera uno percibía que aquello iba más encaminado a The Stone Roses que a My Bloody Valentine. Pese a ello resultó un concierto estupendo.

Las guitarras daban paso a los sintetizadores y de la sobriedad de Ride al juego de Dan Deacon y su particular show de danzas tribales. Para aquellos que ya lo conocen no supuso nada nuevo aunque siempre resulta divertido disfrutar del personaje de Nueva York y su propósito de hacer bailar hasta a las plantas. Su disco Gliss Riffer (2015) es pura neopsicodelia futurista y en directo sonó perfectamente a pesar de no ser una obra tan redonda como  Americana (2012).

CRÓNICA FESTIVALDEL NOS PRIMAVERA SOUND

La fiesta final vino de la mano de Underworld, tocando íntegramente el Dubnobasswithmyheadman, el disco que abrió la música electrónica al pop. Su puesta al día resultó efectiva aunque no sorprendió demasiado; quizá se esperaba algo más de puesta en escena. Aún así tocaron temas como Cowgirl o Rez y ese cierre memorable con Born To Slip, siendo la mejor manera en la que se puede sellar la edición de un festival.

Equipo ColumnaZero Música

@columnazero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here