CRÓNICA FESTIVAL NOCTURNA 2016

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.3/10 (3 votes cast)
Una crónica de Alfredo Paniagua para ColumnaZero.

Una crónica de Alfredo Paniagua para ColumnaZero.

El Festival Internacional de Cine Fantástico de Madrid Nocturna homenajea a John Landis y Vincent Price en su cuarta edición.

El pasado sábado por la noche tuvo lugar la entrega de premios del Festival Nocturna 2016. En su cuarta cita en los madrileños cines Palafox, Nocturna pretende erigirse como un hito obligado del cine fantástico y de terror en el centro de España. Habida cuenta de que la mayoría de los festivales de cine fantástico del Estado orbitan en torno al Festival de Cine Fantástico de Sitges, la convocatoria de Nocturna trae el género un público ávido por conocer las novedades fantásticas internacionales. La selección sus títulos sigue una tónica tan habitual en su andadura como poco deseable para un festival que quiere asentarse definitivamente como referencia internacional: películas de serie B, de vocación televisiva y pequeños títulos con visos de convertirse en raras avis de la escena, en el mejor de los casos, en una agenda jalonada con algún preestreno y homenajes a maestros del cine fantástico en horas bajas. Si algún espectador acude por primera vez al festival buscando los títulos que marcan la grandeza de otros certámenes, va errado en su tiro y su decepción será sublime. No obstante, el Festival Nocturna cuenta con otros alicientes que invitan a acercarse a algunas de las sesiones o actividades paralelas; este año, aparte de las imprescindibles presentaciones de libros, fanzines y charlas, se ha contado con la presencia del legendario John Landis, que vino a recoger el premio Maestro del Fantástico, y se aprovechó su presencia para la proyección de su incuestionable clásico Hombre Lobo Americano en Londres y su última película, la casi desconocida Burke And Hare. Hubo otro premio honorífico Maestro del Fantástico, el de Vincent Price, que en principio iba a ser recogido por la hija del fallecido actor, aprovechándose también la ocasión para repasar alguna de sus mejores obras como El Pozo y el Péndulo.

CRÓNICA FESTIVAL NOCTURNA 2016

Las dos salas disponibles de los cines Palafox albergaron proyecciones casi de continuo. Películas más o menos terroríficas que exploraron una gran multitud de variantes del género, precedidas de interesantes cortometrajes –mucho más que los títulos que se proyectaron a continuación de ellos- y como guinda una sesión golfa en la que se exhibe alguna locura fílmica para hacer pasar un buen rato a los espectadores. Tampoco faltaron los preestrenos, menos que en la anterior edición pero aún así fueron títulos interesantes; si en la sesión inaugural era The Hollow Point, la última cinta de Diego López Gallego, la clausura estuvo coronada por El Expediente Warren: El Caso Enfield, título que se verá en nuestras pantallas en breve.

CRÓNICA FESTIVAL NOCTURNA 2016

El grueso de las películas proyectadas no termina de apasionar al público, es un problema que el Festival Nocturna tendrá que resolver sopena de caer en una dinámica de exhibición de títulos sin fuste, películas que rayan la intrascendencia y que logran irritar a los espectadores más exigentes y aburrir a los neófitos. Aún entre ellas, Polder, una fantasía de factura germana, se hace con la mayoría de los premios entre un listado de títulos que ofrecen poca competencia. De las sesiones golfas nos quedamos con I Had a Bloody Good Time at House Harker, una experiencia vampírica que logró salvar el colofón de la jornada del pasado viernes.

Si dejamos a un lado la calidad de los títulos exhibidos, está claro que el Festival Nocturna es más un símbolo madrileño del encuentro, del foro fantástico, donde los aficionados, blogueros y críticos se reúnen para cambiar impresiones y disfrutar de unos cuantos visionados juntos. Sin duda, el ajustado presupuesto que debe manejar el festival debe ser una limitación a la hora de adquirir mejores títulos y producir un evento menos artesanal, pero en la cuarta edición de un festival que usa el colofón de “internacional” los organizadores deberían plantearse la acotación de sus objetivos y recordar aquel dicho popular: el mucho abarca poco aprieta.

Alfredo Paniagua

@columnazerocine

email

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>