CRÍTICA CINE: V3NGANZA

Una crítica de para ColumnaZero Cine.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.8/10 (4 votes cast)
Una crítica de para ColumnaZero Cine.
Una crítica de Carmen Blanco para ColumnaZero Cine.

Una venganza a medio gas.

Como decía el gran Francis Bacon, Vengándose, uno se iguala a su enemigo; perdonándolo, se muestra superior a él. Y es que la “supuesta” última entrega de la trilogía Taken, dirigida por Olivier Megaton, quien también fuera el encargado de desarrollar la segunda parte, está concebida a la medida justa para que asistamos a la redención de su gran protagonista: el ex agente especial Bryan Mills.

La historia arranca cuando, en medio de una idílica rutina, el ex agente Mills encuentra en su cama a su mujer con el cuello rebanado. Rápidamente lo sabe: es una trampa para incriminarlo. Y a partir de aquí, Bryan se verá inmerso en una red de mentiras que pronto, o más bien tarde, descubrirá.

Lo cierto es que V3nganza (2015) no es capaz de alejarse del típico cliché americano, que ya está un poco desgastado, pero que sin embargo allá por el año 2008 supuso un gran éxito para la primera película de la trilogía. En cierta ocasión, el filme estaba dirigido por Pierre Morel, quien supo manejar a la perfección una película de esas magnitudes. Incorporó al relato un ritmo bestial que el espectador agradeció, y diseñó unas escenas de acción inolvidables -algo que sentimos no haber visionado en las dos últimas entregas-. Éstas se quedan a medio camino entre el dramatismo empalagoso de una película de serie b y la acción adornada no justificada en ciertas ocasiones.

CRÍTICA CINE: V3NGANZA

Los diálogos son torpes y su estructura tan cerrada y marcada no te permite indagar en la profundidad de unos personajes que se quedan en lo superficial. Eso sí, con la excepción del majestuoso y siempre brillante Liam Neeson.

Si hay algo representativo y destacable en esta triología es el personaje de Bryan Mills. De entrada, ya es atractivo que un ex agente especial hastiado y fracasado en la vida pueda llegar a involucrase cuestión de vida o muerte en situaciones, muchas veces, ajenas. Pero es que Neeson, quien lo encarna a la perfección, aporta mucho más que una buena actuación a dicha figura. Tiene personalidad, carisma y su pétrea expresión nos permite navegar hasta el fondo de sus sentimientos. El éxito de esta trilogía es en gran medida gracias a él. Y creo que en eso, todos estamos de acuerdo.

Desde el principio, la película nos conduce en una dirección concreta, la relación entre Mills y Kim, su hija. Este es el hilo conductor. Incluso hay cierto instante en el que Mills nos lo deja bastante claro, por si todavía no lo habíamos entendido: ¿Cuál es su prioridad detective? Mi prioridad es mi hija. Y quizá es por eso por lo que la película no termina de cuajar bien en los desafíos del ex agente.

Cabe mencionar que la parte final del filme sí tiene su momento de gloria a manos, como no, de Neeson. Se trata de una escena de acción bastante potente que nos hace acomodarnos en el sillón y abrir de par en par los ojos, esos ojos que durante el resto de la película han permanecido adormilados.

Esta triología parece haber agotado su formato. Tres películas han sido suficientes para ver más de lo mismo. Sin embargo, quien visione la cinta, sabrá que la historia no se ha cerrado por completo y que Olivier Megaton, en esta ocasión, ha sido muy inteligente. De todos modos, en V3nganza (2015), la última venganza de Liam Neeson se ha quedado a medio gas.

[vsw id=»5AGqtiQMOis» source=»youtube» width=»425″ height=»344″]

Carmen Blanco (@DulceAsfixia)

@ColumnaZeroCine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here