CRÍTICA CINE: UN INVIERNO EN LA PLAYA

Una crítica de Álvaro Tejero para ColumnaZero en colaboración con el Blog El Día del Espectador.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (2 votes cast)
Una crítica de Álvaro Tejero para ColumnaZero en colaboración con el Blog El Día del Espectador.

Escritores de la vida.

Oía los latidos de mi corazón. Oía el corazón de los demás. Oía el ruido humano que hacíamos allí sentados, sin movernos, ninguno lo más mínimo, ni siquiera cuando la cocina quedó a oscuras.”  Con esta cita del escritor Raymond Carver cierra el personaje de Greg Kinnear “Un invierno en la playa” .Hay películas con corazón, y definitivamente el de la ópera prima de Josh Boone lo tiene, y además late poderosamente.

“Un invierno en la playa” (su título original “Writers” es mucho más acertado) parte de una historia mínima para terminar hablando de la vida y de temas universales como el amor, la familia o la búsqueda interior de cada uno. El director y guionista construye la trama mediante tres parejas sentimentales diferentes alternándolas a lo largo de toda la película. El padre y la madre divorciados por una parte, la hija mayor con su pareja por otra y finalmente el hijo menor con su musa artística. De la tres, la última es la peor desarrollada y dónde el guión se vuelve más endeble al contar con un personaje (el interpretado por Liana Liberato) que se encuentra fuera del círculo familiar, además de ser la única que no escribe.

[vsw id=”4-K7W4QGAig” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Es una película llena de citas literarias, de paralelismos entre el proceso creativo y el desarrollo vital, de la construcción de la novela de nuestra vida. Esto la convierte en una cinta un tanto atípica al convertir al protagonista (estupendo Greg Kinnear) en una proyección del director, convertido en un narrador en la sombra alrededor del cual giran el resto de personajes pero cuyas aventuras son las menos interesantes.

Deja esa parte para la trama protagonizada por la hija mayor (Lily Collins) y el personaje interpretado por Logan Lerman. Una huye del compromiso por miedo al dolor mientras el otro lo busca desesperadamente para huir de él. Ambos actores ofrecen dos actuaciones sobresalientes que inesperadamente nada tienen que envidiar a la de los veteranos Greg Kinnear y Jennifer Connelly. En especial sorprende el parecido conseguido entre Collins y Connelly teniendo en cuenta la particular belleza de la segunda. Cada aparición en pantalla de Connelly certifica de nuevo que es la mejor actriz de la actualidad, una simple mirada suya dice más que veinte líneas de diálogos de las demás.

“Un invierno en la playa” es una comedia dramática que te deja con una sonrisa en la cara, enamorado de sus personajes y de lo que dicen, deseando volver al cine al día siguiente. Lástima los subrayados musicales y pequeños errores propios de un principiante. Pero al menos una película inteligente, cálida y emocional que te transmite sus ganas de vivir cada minuto de nuestro tiempo.

¡Ah! y atención a la aparición  estelar de Stephen King para todos los fans del famoso escritor.

Álvaro Tejero

@DraperAlvaro

Blog El Día del Espectador

1 Comentario

  1. […] Resumiendo, la película es algo mediocre, no profundiza en el sentido literario del amor, solo deja entrever algunos estereotipos de amor. Algunas secuencias divertidas (las mejores) otras algo trágicas (las peores) pero con los cinco mejores minutos de homenaje al gran Carver que valen por toda la película.  […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here