CRÍTICA CINE: THE INMIGRANT

Una crítica de Martín Villares para ColumnaZero
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (2 votes cast)
Una crítica de Martín Villares para ColumnaZero

Llegada a ninguna parte.

James Gray es un director bastante desconocido entre nosotros. Ha hecho alguna película interesante (La noche es nuestra, 2007) y también alguna joyita (Two Lovers, 2008) pero todavía no ha logrado llamar demasiado la atención.  Muchos de los que sospechamos que había un gran director en ciernes tras el estreno de Two Lovers en 2008,  esperábamos con gran impaciencia e ilusión su nuevo film, que sin embargo no ha cumplido las expectativas previstas.

The inmigrant (James Gray, 2013) parecía tenerlas todas consigo a priori. Volvía a contar con Joaquin Phoenix de actor protagonista (sin duda alguna, uno de los mejores actores actuales. Para aquellos que lo duden, por favor, revisen de nuevo The Master [Paul Thomas Anderson, 2013]) y con dos de los rostros más populares del panorama cinematográfico de hoy en día como son Jeremy Renner y Marion Cotillard.  A Gray se le dan muy bien los dramas y esta película parecía tener los elementos necesarios como para irle como anillo al dedo: una joven polaca pobre e ilusionada que llega al Nueva York de los años 20 en busca de oportunidades; un protagonista piscótico que la acoge bajo su brazo y la hacer trabajar como prostituta y bailarina para ganarse la vida y seguir adelante; una hermana a la que no dejan entrar en el país por tener tuberculosis, etc. Sin embargo,  la película nunca llega a satisfacer del todo y naufraga en sus pretensiones iniciales.

Si bien The inmigrant tiene un comienzo brillante y poderoso (la llegada de Ewa (Cotillard) a Nueva York pone los dedos de punta, así como la presentación de Bruno (Phoenix), que en un primer momento se gana la simpatía del espectador) la película pronto se desinfla y ya nunca recupera el tono.  Durante gran parte del metraje, Ewa simplemente se mantiene en el show de Bruno con el objetivo de conseguir el dinero suficiente como para sacar a su hermana del centro donde está recluida, pero nunca realmente se la ve luchar contra esa realidad asfixiante. Bruno está enamorado de ella y es un hombre celoso, pero no actúa con sus chicas con dureza o violencia. De alguna manera, el gran arco dramático de la historia está  en la rivalidad de Bruno con su primo Orlando (Renner) que también se enamora de Ewa e inicia un triángulo que nunca acaba de cuajar.

Es una pena que la película desaproveche tantas oportunidades. Los años 20 de EE.UU. aparecen muy bien reflejados,  y muestran perfectamente cómo el país se forjó como tierra de inmigrantes en busca del sueño americano, pero no sabe utilizar estos detalles para construir un poco mejor la historia. El triángulo de amor acaba siendo muy descafeinado pero al menos los actores, inmensos, cumplen a la perfección lo que se espera de ellos. Y eso es más de lo que muchos productos de Hollywood pueden conseguir.

Martín Villares

@Martinbest

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here