CRÍTICA CINE: THE RAID 2: BERANDAL

Una crítica de Benito Díaz para ColumnaZero Cine.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
Una crítica de Benito Díaz para ColumnaZero Cine.
Una crítica de Benito Díaz para ColumnaZero Cine.

La segunda entrega de la saga indonesia The Raid viene cargada con todo lo que un amante del cine de acción pueda desear: más armas, más enemigos y más rápidos, logrando incrementar la cantidad de tollinas por centímetro cuadrado hasta alcanzar cotas insospechadas.

“The raid 2: berandal” (Redada Asesina 2: Sicarios) continúa la estela de su predecesora, “The Raid: Redemption”(Redada Asesina, 2011), ocupando un lugaren el circuito underground del nuevo cine de artes marciales y acción asiático. Sigue la tendencia comenzada por películas como Ong-Bak. Basa su éxito en una historia sencilla  con gran contenido cultural propio que facilita la aceptación por parte del público indonesio y embriaga de exotismo al internacional. Eso y una cantidad ingente de violencia explícita, traducida en huesos rotos, luxaciones, patadas voladoras, columnas partidas y tipos con las bocas estalladas, incapaces de trinchar al bueno de la película.

Iko Uwais interpreta al detective Rama, curtido policía capaz de enfrentarse a ocho hombres armados sin que esto signifique ninguna diferencia. La historia comienza con la huída del edificio de apartamentos de la entrega anterior. Reclutado por un misterioso superior, Rama se infiltra en un poderoso cártel mafioso de Yakarta con la intención de destruirlo desde dentro con métodos poco ortodoxos. Recordando en todo momento el peligro que corren él y su familia, Rama será testigo de las luchas de poder dentro de la organización y tendrá que pelear para salvar su vida.

CRÍTICA CINE: THE RAID 2: BERANDAL

La película es capaz de mantenerte pegado a la pantalla durante sus dos horas de metraje. La violencia hipnotiza por su realismo, salvando de esta manera las carencias del guión. En cuanto al trabajo de dirección, señalar los inteligentes movimientos de cámara y la óptima producción de Gareth Evans (The Raid: redemption, Footsteps, Merandau) que nos permiten disfrutar de una película de acción en estado puro, sin que esto signifique rebaja de la calidad fílmica: es violencia, si,  pero tratada de forma perspicaz, algo llamativo dentro del género.

Nótese el esfuerzo del director por no caer en los mismos fallos de películas de acción típicas como en cualquiera de Steven Seagal o Chuck Norris.  Evans busca el plano-detalle sangriento, la escena rápida que incluye lo grotesco de forma casi subliminal. Adereza el conjunto con diálogos cortos pero fundamentales para comprender la trama, más elaborada que en la primera cinta.

Señalar sin duda el gran trabajo de los actores, verdaderos acróbatas con excelente capacidad de sincronización, en muchos casos grandes profesionales de la lucha. Nos encontramos pues ante un dilema: rechazar la película por la escasez de desarrollo de los personajes, atacando su contenido profundo, o disfrutar de una película donde las mantas de hostias son el principal atractivo. La recomendación está clara, si gusta de sentarse ante la pantalla y salir luego a la calle vibrando por la dosis de violencia, ésta es su película. Le encantará.

La saga de películas “The Raid” ya cuenta con anuncio de una tercera entrega en la que se rumorea que aparecerá Iko Uwais junto a Tony Jaa, protagonista de la franquicia Ong-Bak.

[vsw id=”zhctH2_W55Q” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Benito Díaz (@bchdiaz)

@Columnazerocine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here