CRÍTICA CINE: OMAR

Una crítica de Leire Romera para ColumnaZero Cine.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (2 votes cast)
Una crítica de Leire Romera para ColumnaZero Cine.
Una crítica de Leire Romera para ColumnaZero Cine.

Hany Abu-Assad consiguió colar su película `Omar´ para los Oscar del pasado marzo para competir por el premio a mejor largometraje de habla no inglesa. Con esta ya era la segunda vez que el director competía por el galardón (La primera fue `Paradise Now´ en 2005). A pesar de que este año tampoco se fue a dormir con una figurilla bajo el brazo, la inclusión de una producción palestina fue un hito en la historia de los premios americanos.

No mucho antes, en 2002, el comité de los Oscar se negó a aceptar la película de Elia Suleiman, `Divine Intervention´ porque consideraron que Palestina no era una nación, y no podían nominar a una película sin denominación de origen. Un tema controvertido. En una entrevista para el periódico The Guardian en febrero, Abu-Assad declaró que el logro no lo congratulaba demasiado. “Los palestinos están bajo ocupación. Mientras sigamos en estas condiciones, no importa cómo quieran llamar al territorio”, decía el director. Lo dicho, un nombre no lo es todo.

Todavía son muchos los que se muestran escépticos al hablar de Palestina. ¿Qué es Palestina? ¿Pero, existe? ¿Cuáles son los derechos de este pueblo y por qué leyes se rigen? El enfrentamiento árabe-israelí se incluye dentro de un confuso ovilloque pocos se atreven a analizar. Efectivamente, es uno de los eslabones de la cadena conflictiva que afecta a los países de oriente medio. La histórica ocupación del pueblo y territorio palestinos ponen en entre dicho desde hace un siglo unas libertades y unos derechos humanos que en el mundo occidental ya hace tiempo asumimos como indispensables.

CRÍTICA CINE: OMAR

El gran logro de Hany Abu-Assad con este largometraje no es sólo el gran acierto con el reparto de actores o la atractiva línea argumental que mantiene los picos de tensión hasta el final de la cinta en su justa medida. `Omar´ es mucho más que un conjunto de aciertos técnicos y de escuela. Es, en mi opinión, un documento que humaniza un pueblo y una cultura que han sido oscurecidas y atacadas mediáticamente durante muchos años. Pensémoslo bien. Si alguien menciona Palestina, sea una persona cercana o un presentador de televisión, a nuestra cabeza se abalanzan de forma instantánea imágenes de pobreza, desesperanza, hambre, guerra… No pensamos en las historias individuales, sino en una Palestina como comunidad afectada por una historia nefasta, y expuesta a un destino poco alentador.

Omar, interpretado por el hipnótico Adam Bakri, es un chico joven capaz de saltar muros, jugarse sus amistades y codearse con el enemigo. Sólo por amor. Su vida se ve afectada por el contexto, por el conflicto que ya hemos mencionado. Sin embargo, correrá todos los riesgos con una sola motivación: conseguir la mano de la bella y dulce Nadia (Leem Lubani). Tan humano como tú y yo. Tan intenso e, incluso, más verdadero que cualquier historia de amor occidental que nos hayan contado.

`Omar´ es una cinta que mezcla e inclina la balanza de extremo a extremo para mantener al espectador con el alma en vilo. Miedo y valentía; amor y traición, amistad e interés; violencia y pasión. De la paliza más brutal, al beso más tierno. Al mismo tiempo, Abu-Assad no se olvida de hacernos partícipes de algunos de los entresijos del problema político-social que, lamentablemente, todavía hoy ocupa las más terribles portadas y  las peores noticias de la sección de internacional.

La película merece atención. En Cannes el jurado la premió con Un Certain Regard y ha cosechado buenas críticas a lo largo y ancho del globo. Parece que existe un público interesado en ir más allá; en conocer las historias particulares  de aquellos que pertenecen a una comunidad que nos han pintado como homogénea en telediarios y documentales. En Palestina, más allá de las bombas, de los secuestros, de los muros, de los refugiados y, en definitiva, de todos esos problemas que se extrapolan a toda su población, hay cartas infiltrándose en secreto  de mano a mano, de mujer a hombre, de hombre a mujer, que expresan el más sincero amor y se escriben con sentimientos humanos. Unos sentimientos que no entienden de historia, política, ni balas.

[vsw id=»XOjJav3DuTc» source=»youtube» width=»425″ height=»344″]

Leire Romera (@LeireRC)

@Columnazerocine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here