CRÍTICA CINE: OLD BOY

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
Una crítica de Miguel Ángel Postigo para ColumnaZero Cine.
Una crítica de Miguel Ángel Postigo para ColumnaZero Cine.

El nuevo chico viejo.

Un remake que Spike Lee (Malcom X, 1992; La última noche, 2002) se atreve a llevar a la pantalla después de que hace una década el maestro Park Chan Wook nos dejara una de las cintas más completas que se hayan filmado.

Esta adaptación del famoso manga no está exenta de sangre y acción, rozando el límite de lo gore.

La trama viene siendo la misma que en la primera versión. Un ejecutivo publicitario (Josh Brolin) es secuestrado durante años y debe averiguar por qué.

A partir de esto, casi todo difiere en las dos entregas. Spike Lee apuesta más por la acción llegando  por ejemplo a recortar 16 minutos de metraje frente a su predecesora. La violencia es más gratuita y extrema en su forma, y sobre todo los personajes quedan más superficiales y planos aportando menos credibilidad.

Sin duda, el espectador que vea esta cinta sin la comparativa con la obra anterior, disfrutará del típico cine comercial americano con sus giros de guión y secuencias de acción, pero resultará complejo obviar los grandes elementos narrativos que ensalzaron a la original Old Boy para el que tuvo el placer de visionarla en su momento.

Todo el apartado filosófico queda desdibujado desde el primer momento y es aniquilado con la falta de explicación final, que en esta ocasión se limitan a contentarse con un simple guiño. Y es esto lo que resulta más complejo de entender. ¿Por qué esas continuas referencias a la Old Boy original? Es tan copiosa en algunos momentos que extraña por qué en otros se quiere distanciar. No es copia, ni homenaje, ni original. Solo se queda en medio de un intento de contentar a todos, y cuando alguien hace algo para los demás, antes de porque es lo que siente se suele fallar.

CRÍTICA CINE: OLD BOY

La historia del multimillonario es poco creíble, y siendo incluso más espeluznante que la antigua no llega a impactar tanto. El personaje principal pierde fuerza, al dejar de ser un animal para tener esos ápices de súper héroe letal a raíz de un fuerte entrenamiento. Y el hecho de que Josh Brolin sigue teniendo atractivo también hace que decaiga en la intención del personaje. La implicación de la chica, al no estar suscitada por la hipnosis como se nos contó en el 2003, se antoja fortuita. Y la conexión entre los personajes es más romántica que instintiva. El personaje interpretado por Samuel L. Jackson desencaja del resto de la seriedad que se le ha aplicado, resultando algo ridículo. Y la sorpresa deja de ser tan sorprendente, y más bien un juego de acertijos más que un martillazo por descubrir la verdad.

Digamos que la competición entre la versión nueva y la antigua era un imposible, en el que siempre iba a salir perdiendo Spike Lee. Por lo que para poder ver el remake, solo habrá que intentar visionarla con ojos nuevos, limpios de la anterior imagen, aunque también resulte tarea harta compleja.

[vsw id=”xlfiZFWb5M0″ source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Miguel Ángel Postigo

@miguel_postigo

@columnazerocine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here