CRÍTICA CINE: MR. TURNER

Una crítica de Alexis para ColumnaZero Cine.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.8/10 (4 votes cast)
Una crítica de Alexis para ColumnaZero Cine.
Una crítica de Alexis Rodríguez para ColumnaZero Cine.

Un espejo en el que mirarse.

Joseph Mallord William Turner fue uno de los pintores más venerados en su época y, con el tiempo, uno de los más reivindicados por la crítica del arte como precursor romántico del impresionismo. El hecho de que su vida nunca haya sido llevada a la gran pantalla radica en la falta de singularidades psicológicas o físicas del personaje, pues es un hecho aceptado unánimemente que los biopics o películas biográficas sobre personajes históricos son siempre más atractivos cuando, más allá de su obra o sus actos, el protagonista tuvo detalles morbosos o escabrosos en su vida privada que enriquecen los conflictos dramáticos en el guión. En este caso, el propio Mike Leigh, director de Mr. Turner, ha reconocido que decidió llevar a cabo este proyecto por la necesidad de contar la historia de Turner, atormentándole la idea de que alguien lo hiciera antes que él.

En efecto, la pintura de Turner y su relación con los avances tecnológicos del arte de la representación gráfica son suficientemente interesantes como para impulsar el relato e impedir que desfallezca en su tramo final –recordemos que la película dura 150 minutos y nos narra únicamente los últimos años de vida del pintor–, si bien es cierto que sin duda el metraje en su conjunto podría haberse reducido considerablemente. Personalmente creo que los diferentes episodios de relaciones conyugales lastran bastante el ritmo de la narración, que han sido colocados para motivar cierta empatía del espectador con el protagonista, así como las diferentes escenas dedicadas a la enfermedad que paulatinamente le arrebató la vida. Con todo, el prosaico guión de Leigh –Dickens resuena en nuestras cabezas oyendo hablar a los personajes de Mr. Turner– salva el conjunto del aburrimiento de manera brillante en una última hora de película centrada en el ocaso de Turner, coincidiendo con su descubrimiento del daguerrotipo, el primer procedimiento fotográfico, y las posibilidades de representación que tenía para la época, con todo lo que ello conllevaría para el arte de la pintura.

CRÍTICA CINE: MR. TURNER

Pero definitivamente el contenido del film es lo de menos; la forma en que se nos muestra la historia es lo que hace que realmente experimentemos el proceso de creación de un artista excelso. Ayudado por su habitual colaborador en la fotografía desde hace más de dos décadas, Dick Pope, Leigh sitúa a su actor Timothy Spall allí donde Turner obtuvo la inspiración para pintar sus cuadros, en una suerte de transferencia entre el arte de la pintura y el de la cinematografía, con el desafío que supone semejante tarea. Los tonos pastel de la pintura de Turner inundan los bellísimos encuadres de Leigh, y los motivos de los cuadros del pintor cobran vida ante nuestros ojos. A propósito de Spall, sobre el que recae todo el peso de la película, hay que aplaudir el soberbio trabajo llevado a cabo en la caracterización de un William Turner repleto de matices, del que siempre sabemos exactamente qué le pasa por la cabeza, qué le inquieta, qué le conmueve, qué le complace.

Mr. Turner puede ser considerado desde ya como uno de los trabajos más logrados de Mike Leigh, a quien esperábamos desde el estreno de la notable Another Year (2010) hace ya cuatro años. Un artista que homenajea a otro artista, una creación que funciona como alabanza al libre proceso de creación, una demostración de talento que nos transmite el talento de un artista en estado puro, un espejo en el que mirarse.

[vsw id=”lnJoUlzF_Rg” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Alexis Rodríguez (@AlexDeLargo)

@ColumnaZeroCine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here