CRÍTICA CINE: MIEL

Un artículo de Miguel Ángel Postigo para ColumnaZero Cine.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +5 (from 5 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.4/10 (5 votes cast)
Un artículo de Miguel Ángel Postigo para ColumnaZero Cine.
Un artículo de Miguel Ángel Postigo para ColumnaZero Cine.

Miel es la primera apuesta cinematográfica como directora de la actriz italiana, que nos deja un buen sabor de boca con su forma de contar, el uso de la cámara y el trabajo con los actores. Aunque quizás por ser primeriza, no se ha querido mojar en el tema que nos plantea, solo mostrándose pero sin posicionarse.

Golino nos cuenta un drama sobre la eutanasia y la amistad, donde Irene, una mujer de 32 años, lleva sus tres últimos años dedicándose a cumplir los deseos de culminar la vida de personas con enfermedades terminales y que entienden su vida como un sufrimiento. La duda existencial viene cuando sin ella saberlo ofrece su servicio  a Grimaldi que a sus 70 años no encuentra aliciente para seguir viviendo.

El film se trata con sutileza y va entrando poco a poco sin premura, desde un punto de vista muy aferrado a su protagonista, interpretado deliciosamente por Jasmine Trinca (La mejor juventud, 2003) que nos lleva a su terreno para ir poco a poco olvidando, dejando atrás los temas planteados en un principio y atrapándonos en su vida diaria; y sobre todo en la envolvente amistad que surge con Grimaldi, donde todos los conflictos emocionales de Irene salen a flote. La fuerza interpretativa de Jasmine nos lleva al terreno de lo emocional de tal forma que se engloba todo en ese personaje.

CRÍTICA CINE: MIEL

No deja de ser llamativo el toque francés que envuelve al film, que hace denotar que es una co-produción Italia-Francia, posiblemente debido a la fotografía del húngaro Gergely Pohárnok, que sabe combinar los exteriores e interiores con una trato dulce de la luz, dando sosiego a las diferentes secuencias.

Y para redondear, una gran elección de los temas musicales que acompañan los momentos más dramáticos cargándolos de sentido emocional. Todo este conjunto sirve para mostrarnos un personaje muy completo que sufre un llamativo despertar en su forma de vida, y que deja abierto el debate al librepensamiento del espectador.

Sin remilgos, sin pretensiones, llena de sinceridad y con dosis de buen cine. No es de extrañar que la ópera prima de Valeria Golino haya gustado en diferentes festivales europeos destacados.

[vsw id=”QIkVUILKAyc” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Miguel Ángel Postigo

@Miguel_postigo

@Columnazerocine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here