CRÍTICA CINE: LOS AMANTES PASAJEROS

Una crítica de David López Fernández para ColumnaZero
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +5 (from 5 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.5/10 (6 votes cast)
Una crítica de David López Fernández para ColumnaZero

Plastilina Almodóvoriana

Singular, pero sin ser llamativo ni inesperado. Una autor estanco que comprende mucho arte y sobre todo admiración por sus inicios, pero que sin duda dejando de lado la evolución estética de sus obras, continúa en una permanente línea narrativa.

Interesante el hecho de emplear un discurso ficticio para tratar algo tan arduo y presente en la sociedad como es su crisis. Sobretodo la crisis política con la especulación como eje principal de esta trama absurda envuelta en una sexualidad intrascendente en todos sus sentidos y que carece de cualquier mirada.  Acertada es la presentación de una sociedad desestructurada y desestabilizada que como el avión en el que vuelan, está volando sin destino, perdida y con un problema presente muy potente; a cerca de la crisis del ser, de la identidad y su memoria.

A través del estilismo estético que caracteriza al director manchego, se nos muestra una ficción teñida de comedia donde un reparto coral integrado por actores representativos del cine español dan lugar a una historia de lo más inverosímil. Una vez aceptado este hecho, el espectador es tratado por Almodóvar como una figura puesta para disfrutar y escuchar, quedando exento de todo ápice de realidad. De algún modo, una forma barata de crear lo que uno considere oportuno.

Elección  asegurada la del genuino artista valenciano Mariscal como diseñador de la estética de la película que junto a David Delfín en la creación del vestuario, consiguen crear un ambiente que encaja por completo con el estilo almodóvoriano, donde todo es único, colorista y deformado, tres características que encuadran plenamente con el director.

Almodóvar es un personaje extraño de la filmografía española, representativo y característico, sobretodo por sus inicios en la conocida Movida madrileña, donde ofreció al mundo y sobretodo a España, aires nuevos, temas tabú y un plasticismo estanco actualmente en su obra. De esta manera, su obra puede ser considerada como una plastilina, colorista, llamativa y densa, que su autor moldea a su gusto con mucho arte, para adaptarla a cada película, pero sin llegar a reciclarla.

No obstante la clave de Los amantes pasajeros, más allá de la valoración particular del espectador, se encuentra en el trasfondo grande escondido en todos los elementos que construyen la película, donde la conexión activa de una sociedad como sucede en el avión Península, sea en un tono sexual camuflándolo de reivindicativo, es imprescindible para poder cambiar el rumbo de las cosas.

David López Fernández

@DavidLF_cinema

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here