CRÍTICA CINE: LA VISITA

Una crítica de Alfredo Paniagua para ColumnaZero Cine.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
Una crítica de Alfredo Paniagua para ColumnaZero Cine.
Una crítica de Alfredo Paniagua para ColumnaZero Cine.

Shyamalan vuelve a la carga.

La rentabilidad de los lanzamientos de la Blumhouse Productions es casi un hito en la historia del cine americano contemporáneo. Mientras que los grandes estudios se gastan millonadas en producciones de dudoso rendimiento, Blumhouse da vueltas de tuerca a fórmulas manidas del cine de terror y obtiene de ellas una buena saca de beneficios. Si la saga Paranormal Activity ha llenado las arcas de la productora, ha sido por algo; al igual que la saga Insidious o su joya de la corona, la discutible pero terrorífica Sinister. Su último lanzamiento aúna el languideciente talento del fantástico M. Night Shyamalan, con las exigencias de un rodaje barato, rápido y operativo, esta vez haciendo uso del estilo found footage que tan buenos resultados obtuvo con Paranormal Activity. ¿El resultado? Una inquietante pero modesta película: La Visita (2015).

El genio de N. Night Shyamalan se marchitaba producción a producción, entregado ya a una orgía de efectos especiales de la que él siempre huyó, y títulos que auguraban la completa desaparición de la capacidad del director para mantener un pulso dialéctico con el público. El Sexto Sentido (1999), El Protegido (2000) y Señales (2002) son referentes de un cine fantástico minimalista que apuesta al guión sus mejores cartas. La aventura que comienza con la Blumhouse Productions y que se sustantiva en La Visita ha obtenido un resultado digno a pesar de que el músculo creativo del realizador quede bastante por debajo de lo que un día fue.

CRÍTICA CINE: LA VISITA

La Visita es una historia de horror narrada en el formato found footage (expresión que viene a significar “metraje encontrado”), estilo que permite una acercamiento del público a una forma bastarda del cinema verité, sacrificando cualquier estilema autoral a favor de un mayor efectismo en los momentos de suspense. Para bien o para mal, el found footage se ha convertido en un elemento recurrente en el cine de terror y M. Night Shyamalan lo ha escogido para lanzar su alicaída carrera, satisfaciendo al público con un producto que está en la sintonía de aquellos títulos que le lanzaron al éxito. Esto es: minimalismo en las formas con una potente historia de fondo que se desvela en el último tramo de la cinta, con un inesperado giro del guión. El resultado de La Visita es el de una película con buenos momentos, un libreto inteligente y una atmósfera bien fotografiada. Shyamalan usa la dicotomía día/noche como díptico de la normalidad y la monstruosidad, y es que la oscuridad y concretamente una hora certera de la noche es el disparador del horror, un horror vivido por una pareja de adolescentes con ínfulas de cineastas -pretexto para introducir el found footage en el guión- que van pasar unos días a casa de sus abuelos.

No obviamos referencias al American Gothic, movimiento fílmico de género que dominó la escena del cine de terror en EE.UU durante la década de los setenta y parte de los 80. El ambiente rural brumoso, los graneros, las siniestras herramientas de labranza, el pozo… Todos ellos artefactos icónicos que remiten a los horrores atávicos de los urbanitas norteamericanos, el choque entre la cultura progresista de la ciudad y la enquilosada forma de entender el mundo del entorno rural, siempre siniestro y desconfiado, acechante y criminal. Un vistazo al famoso óleo de Grant Wood (American Gothic, 1930) nos iluminará el camino de referencias visuales en la tradición del horror fílmico norteamericano que conducen a La Visita. También otros guiños al horror japonés y sus amenazantes fantasmas vengativos nos recuerdan a que una de las secuelas de Paranormal Activity sitúa su acción en Japón.

A las preguntas de si M. Night Shyamalan llega tarde al found footage o si llega aún más tarde para resucitar su carrera, respondemos afirmativamente a la primera y en negativo a la segunda. Shyamalan se merecía un retorno más digno al cine de género pero aún así los resultados son aceptables. Esta pequeña producción volverá a lanzar su carrera pero no se prevé un ascenso fácil. Shyamalan ha olvidado a su público durante una década refugiándose en producciones que han apagado su talento autoral. Y ese es un prestigio que cuesta recuperar.

[vsw id=”QpVqcuh9iAg” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Alfredo Paniagua

@columnazerocine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here