CRÍTICA CINE: LA ISLA MÍNIMA (SECCIÓN OFICIAL 62ª EDICIÓN ZINEMALDIA)

Una crítica de Leire Romera para ColumnaZero Cine.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.7/10 (3 votes cast)
Una crítica de Leire Romera para ColumnaZero Cine.
Una crítica de Leire Romera para ColumnaZero Cine.

Buscar la aguja en el arrozal.

La Isla Mínima (2014), de Alberto Rodríguez, se ha estrenado en la 62ª edición del Festival de San Sebastián. Tras la buena recepción, llegará a las pantallas nacionales el próximo 26 de septiembre.

Dos agentes madrileños se trasladan al sur andaluz para resolver el caso de la extraña desaparición de dos hermanas. Raúl Arévalo y Javier Gutiérrez interpretan a la pareja de héroes que se ve inmersa en un turbio asunto de asesinatos, violaciones y secretismo. En el relato se codearán con enigmáticos personajes de la Andalucía más rural, entre ellos caras conocidas como Antonio de la Torre.

La película, dirigida por Alberto Rodríguez (Grupo 7, 2012), pinta el relato con los colores planos y fríos de los arrozales que rodean las marismas del Guadalquivir. La corriente de este río será testigo del crimen. Sus orillas, el alojo de los demacrados cadáveres de las jóvenes.

Sitúense. La España rural más solitaria. Un lugar en el que los caminos no están marcados. Donde encontrar una casa requiere de la experiencia de un conocedor del terreno. Donde cada habitante encubre al anterior. Una comunidad que se rige por las reglas no escritas de la supervivencia. Pobreza y aislamiento crean el escenario perfecto para el caso que mantendrá en vilo a los dos agentes.

Los planos cenitales se convierten en el ojo maquiavélico que todo lo sabe pero todo lo calla. En qué lugar, en qué rincón. El misticismo que enmarca al relato se viste de tradición. Cantemos dos canciones de nuestros pasados infantiles… “¿dónde están las llaves, matarile, rile, rile?” y “vamos a contar mentiras tralará“. Los secretos más oscuros no sólo estarán ahí afuera. Cada personaje parece guardar muchas historias, otras tantas respuestas. Como cualquier buen film de género negro, los protagonistas tendrán que ir atando los cabos que, gracias a su agudeza, percibirán entre los arrozales.

CRÍTICA CINE: LA ISLA MÍNIMA (SECCIÓN OFICIAL 62ª EDICIÓN ZINEMALDIA)

Alberto Rodríguez vuelve a la carga para demostrar que en el cine español hay mucho talento. Una dirección exquisita para esta nueva cinta de intriga que va acompañada de las actuaciones estelares de dos grandes actores como Arévalo y Gutiérrez. El reparto cuenta a su vez con uno de los novatos más aclamados del último año, Jesús Castro (El Niño, 2014). El nuevo huevo de oro de las pantallas españolas demuestra con sus penetrantes miradas que, además de una cara bonita y una figura que roba alientos por donde pisa, es capaz de dar vida a personajes siniestros, imperceptibles.

La cinta de Rodríguez se dirige a un público que hoy recibe con gusto las historias detectivescas. La Isla Mínima guarda semejanzas con la exitosa serie True Detective (2014), y no me refiero únicamente al conglomerado de pelo sobre el labio superior que Arévalo y McConaughey pasean marcando tendencia. Gutiérrez reconoce entre risas que “alucinó” cuando recibió una foto al móvil de los dos agentes de HBO. El remitente era Arévalo y decía “¡¡Nos han copiado!!”. Sin embargo, el director español ha aclarado que la película comenzó a rodarse en septiembre del año pasado y la serie de HBO comenzó su andadura el pasado enero. “Cuando vi el plano secuencia en picado del coche en el primer capítulo de la serie y cuando uno de ellos sacó la libretita para hacer apuntes, decidí no seguir viendo la serie” reconocía Rodríguez. No le demos más vueltas. Aquí nadie ha copiado a nadie. Al público de hoy le seducen los detectives y las historias cruentas. Ante la demanda, el cine y la televisión ofertan.

En rueda de prensa el director ha afirmado que la decisión de hacer una película de género negro no fue en vistas a la futura distribución. Tampoco buscaba el éxito fuera de nuestras fronteras. “La historia vino así y así se hizo. Que sea una película de cine negro no es porque creamos que vaya a tener una mejor recepción fuera. Nos gustaba y lo contamos.” Confiamos en sus palabras.

A pesar de un presupuesto mucho menor que el de las producciones de los grandes estudios de Hollywood, también la cantera española consigue que el público grite y se agite en la butaca. Aquí está la magia; en el talento y no en el bolsillo. “Esto está complicado, necesitamos más apoyo”, decía Rodríguez. Así que: ¡hala,hala! A consumir cintas de aquí que la cosa está complicadita pero en el horizonte se ven brotes de esperanza.

La Isla Mínima promete ser una de las futuras triunfadoras de los Goya. Pero, antes, considérense los aplausos que han eclosionado al tiempo que surgían los créditos finales en la sala del Kursaal.

[vsw id=”QaEMupX4d_g” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Leire Romera (@LeireRC)

@ColumnaZeroCine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here