CRÍTICA CINE: GUERRA MUNDIAL Z

Un artículo de Álvaro Tejero para ColumnaZero en colaboración con el Blog "El día del espectador"
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (4 votes cast)
Un artículo de Álvaro Tejero para ColumnaZero en colaboración con el Blog “El día del espectador”

Con la misma vida que un zombie.

El apocalipsis está de moda. En las épocas más convulsas de la historia el fin del mundo aparece como idea latente. Por tanto, el cine no iba a ser menos.

A la hora de abordar el apocalipsis (ya sean infecciones, invasiones alienígenas, desastres naturales o la mano del hombre) las películas de los últimos años han optado por dos vías: centrarse únicamente en la acción, en la catástrofe y quedarse en el cine de género o explorar la tragedia humana y las consecuencias que se esconden detrás de las imágenes impactantes. Ambas son validas y lógicamente no todas pueden conseguir la maestría de “La niebla” (2007) o la contundencia de “Infectados” (2009), pero siempre se puede aspirar a la combinación entre cine de entretenimiento y drama humano conseguido en “Soy leyenda” (2007).

El mayor problema de “Guerra Mundial Z” es que no sabe cuál es su lugar, viaja dando tumbos sin llegar a definir su propuesta y cuando finalmente se decide por ofrecer un espectáculo de acción  sin respiro falla completamente con una última media hora que se convierte en un auténtico anti-clímax que no funciona en ningún momento al olvidarse del conflicto principal y  acompañado de un apresurado final que estás en la obligación de creerte. Es muy difícil pasar de la estridencia a la calma, de montoneras de muertos vivientes a zombies aletargados, de visitar medio mundo a quedarte anclado sin convertirte en una inesperada parodia de “The Walking Dead”.

La decepción es mayor cuando el punto de partida es atractivo, cuando los personajes no comenten estupideces, los diálogos están por encima de la media de los blockbusters, cuentas con un potente pero desaprovechado reparto, hay unas reglas claras para sobrevivir contra estos infectados, un director con nombre y un guionista inicial solvente. Pero sobre todo cuando logras una primera hora potente, con escenas llenas de tensión y sin tiempo para pensar en el calor que hace fuera de la sala.

[vsw id=”xOwDwsjnH-Q” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

“Guerra Mundial Z” ha sido una producción llena de contratiempos, cuya parte final tuvo que volver a ser reescrita y filmada, con importantes atrasos en su fecha de estreno…todo esto se nota: en las variaciones de tono (primera media hora que apuesta por el terror puro en contraste con secuencias de puro cine bélico), en la falta de unión entre escenas, en la indefinición de varios personajes (especialmente grave en el caso del interpretado por el gran David Morse) y sobre todo en el abandono del conflicto central de la película, algo realmente extraño y que convierte al personaje de Mireille Enos (mujer de Brad Pitt en la ficción) en un monigote.

La omnipresencia de Brad Pitt también daña a la cinta, más si cabe desde el momento en que nos cercioramos de que nada malo puede pasarle. al igual que la buena voluntad de absolutamente todos los personajes que pasan por la pantalla y cuya principal función es ayudar al protagonista;  que ofrece sus mejores momentos con el inteligente planteamiento que se hace del estado de Israel y con la brillante escena del accidente aéreo.

“Guerra Mundial Z” se queda en una cinta de acción correcta, que no abusa de su duración y ofrece varios momentos de tensión pero que no profundiza en ninguna de las oportunidades que le ofrecía la trama, tirando por la borda lo construido durante hora y media en una parte final sin ningún aliciente.

Álvaro Tejero

@DraperAlvaro

Blog El día del espectador

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here