CRÍTICA CINE: THE EQUALIZER (SECCIÓN OFICIAL 62ª EDICIÓN ZINEMALDIA)

Una crítica de Leire Romera para ColumnaZero Cine.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (2 votes cast)
Una crítica de Leire Romera para ColumnaZero Cine.
Una crítica de Leire Romera para ColumnaZero Cine.

El moralista forzado que mata malos.

Denzel Washington vuelve a las pantallas por segunda vez bajo las directrices que ya le dieron un Óscar en 2001; las de Antoine Faqua. Se trata de la película The Equalizer que se estrenará el próximo 26 de septiembre en nuestro país. Director y protagonista presentaron la película en la 62ª edición del Festival de Cine de Donosti.

Nadie puede negar que The Equalizer, la nueva película de Faqua (Training Day, 2001), es una sucesión de imágenes entretenida. Entre arma y arma, entre chorro de sangre y chorro de sangre, entre puñetazo y puñetazo, no queda mucho espacio para respirar o relajar la vista. Sin embargo, le falta eficacia y complejidad. Escasez de ingenio unido a la verborrea de clichés. Quien pone voz, piel y arte al personaje protagonista es Denzel Washington (Malcolm X, 1992). Quizá el único actor que se salva del reparto.

La cinta ha aprobado con un suficiente el exámen de la primera recepción en la 62ª edición del Zinemaldia, dividiendo opiniones. En la sala estaban presentes los que aplaudían la brutal matanza de rusos en menos de un minuto junto con los que se horrorizaban ante una pretensa historia de género vestida de flojas interpretaciones.

Hay que reconocer que la presencia y entereza de un actor como Washington hace que esta película brille ligeramente por los laterales. Sin embargo, el centro del plato sigue teniendo sus rastros de tomate pegado. Esos rastros que cuestan limpiar cuando el plato lleva unas cuantas horas abandonado sobre la mesa de la cocina.

CRÍTICA CINE: THE EQUALIZER (SECCIÓN OFICIAL 62ª EDICIÓN ZINEMALDIA)

No conocemos el pasado del personaje protagonista, Robert McCall. Sus movimientos calculados y minuciosos dejan adivinar que es un maromo con el que es mejor no tener problemas. ¿Militar? ¿Agente de la CIA, tal vez? McCall ha decidido abandonar su vida de antaño, fuese cual fuese. Un mal día, la vida zen de este personaje se ve interrumpida por la aparición de una prostituta rusa que aprovecha la pausa entre cliente y cliente para tomar un trozo de pastel en la misma cafetería que frecuenta McCall. Resulta que la bella, pero pésima actriz Grace Moretz, se codea en la ficción con la mafia rusa que le tiene gusto a la trata de blancas. Aquí, sin más tardar, debe intervenir el heróico ciudadano americano. ¡U.S.A! ¡U.S.A!

Podría haber sido menos evidente la postilla que dejaron los antiguos desencuentros entre la Gran Potencia y la extinguida URSS. Es que… Hay que ver lo malos que son los rusos. Hay que ver lo mal que se portan con sus mujeres atractivas y prostitutas. Menos mal que tenemos al guapo morenito patriota y filósofo para salvar a la de los morritos que quiere ser cantante y darle unas cuantas lecciones de vida al más puro American Style. «Tú decides quién quieres ser», guapa. Y no hace falta mencionar de qué boca vienen tales sabias palabras.

Para los menos exigentes del género de acción, la segunda vuelta a las pantallas de Washington de la mano de Faqua puede ser una buena opción para pasar el rato y empaparse de sangre coloráh. Para los demás, ya que no hablaré mucho más sobre The Equalizer de aquí en adelante, trataré de darle a esto un fin homenaje a la película: «Tú decides quién merece ser consumido y visto”.

[vsw id=»Qt0GkVZK8zA&feature=youtu.be» source=»youtube» width=»425″ height=»344″]

Leire Romera (@LeireRC)

@ColumnaZeroCine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here