CRÍTICA CINE: EL SUEÑO DE ELLIS

Una crítica de Elisa Naharro para ColumnaZero Cine.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.8/10 (4 votes cast)
Una crítica de Elisa Naharro para ColumnaZero Cine.
Una crítica de Elisa Naharro para ColumnaZero Cine.

Nueva York es la ciudad donde las prisas se confunden con la incertidumbre y donde los adjetivos como “imposible” no tienen cabida. El escenario perfecto para romper con el pasado y empezar de cero, cueste lo que cueste. La estatua de la Libertad custodia la ciudad bajo la atenta mirada de los inmigrantes, que huyen de un pasado  y un presente marcados por el catastrofismo de la guerra. El comienzo de un viaje en busca de un futuro inmediato en una ciudad donde “los sueños se hacen realidad”.

Con el miedo del que llega a un lugar desconocido y con la inseguridad del que tiene algo que ocultar, la protagonista, Ewa -interpretada de manera impecable por Marion Cotillard- y su hermana esperan intranquilas en la fila que les llevará a Ellis Island, rogando sin mucha fortuna que los estrictos encargados de seguridad no caigan en la cuenta de que la hermana de Ewa padece tuberculosis. Y es llevada en cuarentena.

La soledad y el instinto de supervivencia marcarán a partir de este momento a Ewa, que vive expuesta a una serie de peligros y amenazas a las que no consigue enfrentarse sola. Cada movimiento que la joven realice desde este momento irá encaminado al reencuentro con su hermana enferma,  pasando por alto la moral, la dignidad, y el respeto hacia ella misma.

CRÍTICA CINE: EL SUEÑO DE ELLIS

La aparición de Bruno, un tipo -sólo aparentemente- formal marcará la estancia de la joven polaca en la ciudad, y será su salvación y su perdición al mismo tiempo. Paralelamente, la aparición repentina de un ilusionista que tratará de “ilusionar” a la joven Ewa será el principal motivo de preocupación de Bruno, quien ha sido invadido por el terrible virus de los celos. La interpretación  de Jeremy Renner no se queda atrás, el personaje aterriza con fuerza y le aporta a la película el soplo de aire fresco que estaba pidiendo a gritos, destroza los esquemas previstos y propone un acertado giro de los acontecimientos.

James Gray se enfrenta a su quinto largometraje tras su última película, Two Lovers, también ambientada en Nueva York y estrenada en 2008 y vuelve a recurrir a Joaquín Phoenix, actor fetiche del director, habiendo protagonizado cuatro de sus cinco largometrajes. La soberbia interpretación del actor puertorriqueño en El sueño de Ellis no dejará indiferente al espectador. Phoenix parece no salirse del camino al encarnar a un personaje al que la moral parece importarle más bien poco pero que es, al mismo tiempo, un ser generoso y protector. En determinados momentos puntuales de la película algunas escenas hacen que sea inevitable estremecerse.

La sucesión de acontecimientos se produce de manera ordenada con un claro elemento de continuidad al más puro estilo del cine clásico. James Gray no se arriesga en esta ocasión y dota a El sueño de Ellis de una comprensibilidad exhacerbada y la convierte en una historia de supervivencia y moral que, seguramente, dará que hablar.

[vsw id=»59-r0WgqeS8″ source=»youtube» width=»425″ height=»344″]

Elisa Naharro (@EliNaharro)

@Columnazerocine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here