CRÍTICA CINE: EL MAYORDOMO

Una crítica de Miguel Ángel Postigo para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +4 (from 4 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.6/10 (5 votes cast)
Una crítica de Miguel Ángel Postigo para ColumnaZero.

Sobre los derechos y las legalidades

El mayordomo, cuyo título de este film en su versión original de Lee Daniels es “The Butler”, cambio de nombre debido a una cuestión de legalidades con un cortometraje.

El mayordomo narra una edulcorada historia sobre los derechos civiles que el director Lee Daniels (Precius, The paper boy) ha sabido sacar adelante con 25 millones de dólares. Una cifra insignificante para este tipo de producciones nacida para ser superproducción, y que por cuestión de recaudación se recortó hasta los 132 minutos. Todo esto parece encajar tanto en la historia como en su propio proceso, ya que en ocasiones el film parece estar hablando de sí mismo.

La trama trata la vida de Cecil Gaines, un mayordomo negro (Forest Whitaker) que sirve en la Casablanca durante siete presidencias de los EEUU. La relevancia radica en contarnos una poderosa reivindicación sobre los derechos humanos y civiles, que no nos viene nada mal recordar de vez en cuando.

Ni que decir tiene que, como era de esperar, Whitaker vuelve a deleitarnos con una interpretación firme, bien llevada y que ajusta a la perfección cada instante que quiere provocar al espectador, que queda cautivado por este encantador personaje y una vida sorprendente al estilo Forrest Gump, cuyos continuos devenirse sabe trabajar con elegancia Lee Daniels, siendo contundente en los principales momentos de crudeza y dramatismo. El acompañamiento del estelar reparto hace engrandecer este “biopic” aparentemente basado en hechos reales, que no deja de explorar en lo cuantiosa que puede ser una vida extrema dedicada a la servidumbre y reivindicadora de una permanente lucha por la igualdad y la justicia en el país que más cántico vende a favor de ello, mezclándolo con la excentricidad de los diferentes políticos que dictan las normas para contradecir sus propios discursos.

Lástima que la caracterización de los presidentes sea tan involuntariamente burlesca, llegando a sacarte del realismo de la trama en los momentos más expeditos de la historia. Aunque podría venir bien para que alguno se mire al espejo y vea lo que el ciudadano siente ante esos rostros infames que entienden la política como una partida de póquer.

En definitiva, una historia muy humana que sabe llegar al corazón del espectador para que saque su parte más emotiva, sin dejar nunca al margen el libre pensamiento y conclusiones que cada uno como buenamente pueda sacar de esta encarecida biografía.

Como la propia trama, la misma película tuvo que luchar contra temas legales, recortes e injusticias, por lo que no deja de ser un film que habla de sí mismo, de la realidad de un pasado que vuelve a reflejarse en cada uno de los espectadores que sentirán un trocito de su “yo” expuestos en una pantalla de cine.

[vsw id=”fw6q_YBlJcw” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Miguel Ángel Postigo

@miguel_postigo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here