CRÍTICA CINE: DOS TONTOS TODAVÍA MÁS TONTOS

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +6 (from 6 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.7/10 (6 votes cast)
Una crítica de Alverto Sánchez para ColumnaZero Cine.
Una crítica de Alverto Sánchez para ColumnaZero Cine.

Ja de jajotas.

Hay quien se ríe, pero a mí no me hace ninguna gracia. Esta patata de la que hablamos es Dos tontos todavía más tontos (2014). He aquí otro hito para Peter Farrelly y Bobby Farrelly. Para qué tratar de innovar cuando se pueden hacer remakes de toda una carrera en la industria cinematográfica y, de paso, hacer homenaje con este sofrito a tu primera película, presente en los imaginarios de todos aquellos que hayan vivido los noventa: Dos tontos muy tontos (1994).

El problema no está en la comedia. Éste es un género digno como cualquier otro. Se trata más bien de lo que hacen de ella. Me veo forzado a ser sincero con el lector, y por tanto, reconocer que no tengo argumentos. Resulta bastante difícil hablar de una película de la que no hay nada que decir, que como ella no hay miles, sino millones. Cuando te enfrentas al frenético parpadeo del cursor y no hay nada que se pueda decir del film, la peor parte no se la lleva la obra fílmica, sino el crítico, quien, con todo su pesar, se ve forzado a hablar negativamente de lo que él más aprecia: el cine.

CRÍTICA CINE: DOS TONTOS TODAVÍA MÁS TONTOS

Si bien Dos tontos muy tontos quizá se merezca un lugar en la historia de la comedia reciente, su segunda parte, no. No es que esta versión sea peor, no; es igual de triste que la primera, pero ni si quiera conserva la frescura de las primeras veces. Entre sus chistes encontraremos obscenidades, ofensas, un intenso hedor rancio y muy poca gracia (aunque esto último es bastante subjetivo). Recuerdo haberme reído una vez en la película. De pena.

Mientras las escuelas de cine y facultades de comunicación se encuentran atestadas con jóvenes que fantasean con poder llegar a realizar su propia película, Hollywood sigue invirtiendo sacos de dólares en contenidos usados, reusados y reciclados. Resulta bastante desincentivante para aquellos que sin recursos tratan de entrar en la industria, mientras esta presta más atención a quienes se ciñen a realizar lo que les es ordenado.

Este texto no trata de echar por tierra el trabajo de los Farrelly en un intento desesperado de atizar la comedia. Lo que sí intenta es ser un trabajo de sinceridad que pasa por expresar la frustración frente a la industria, que trata de reflexionar sobre la utilidad artística del refrito y el género desgastado; es decir, la misma historia de siempre, contada como siempre, y con bromas tan atemporales que podrían ser tanto vintage como futuristas, en el caso de un futuro muy retorcido.

No me gustaría que nadie se ofendiese si va al cine con su entrada para ver dicha comedia. Puede gustar, y no me gustaría ser tildado de snob. Entre los motivos por los que podría agradar, cabe destacar que esta “película” es un tipo concreto de puro entretenimiento que goza de alta aceptación. No obstante para algunos que entendemos por “película” algo parecido  a una representación artística o forma de expresión, Dos tontos todavía más tontos no se encuentra ni cerca de encajar en lo que conocemos y esperamos del arte. No es aquí lugar para hablar de qué es cine y de qué no. No llegaríamos a ningún sitio. Tratar de definir qué es cine es entrar en un terreno en el que nadie gana. Si tienen interés, vayan a verla. Pongamos de por medio el respeto y disfrutemos de lo que a cada uno nos gusta. Sin ofensas, esto no es más que una opinión.

[vsw id=”uh5FA9PqVOg” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Alverto Sánchez (@heyalver)

@ColumnaZeroCine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here