¿CÓMO SURGIERON LAS PRIMERAS REBAJAS?

Un artículo de Asier Sannio para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +4 (from 4 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.8/10 (4 votes cast)
Un artículo de Asier Sannio para ColumnaZero.

Rebajas. Peligrosa palabra. Sueño de muchos/as y pesadilla de muchos/as otros/as. Ese momento del año en el que mucha gente se pone el uniforme de guerra, lista a enzarzarse en una batalla por conseguir la mejor ganga de la tienda. En ColumnaZero te contamos su verdadero origen.

Cada temporada, aguardamos con ansia el momento en el que nuestras marcas de ropa favoritas cuelgan llamativos carteles en sus escaparates anunciando jugosos descuentos.

Hoy en día concebimos las rebajas como algo normal, un acontecimiento que se repite varias veces al año y que nos beneficia, de una manera u otra, al acercarnos el producto que deseamos por un precio inferior al original. Podemos decir, con total tranquilidad, que las rebajas se han convertido en uno de los fenómenos más esperados y que han revolucionado nuestra forma de comprar. Pero, ¿Cómo surgió todo? ¿Cuál es el propósito de las marcas ante tal acción?

El origen de este popular fenómeno de masas se remonta a los años 30, cuando un grupo de pequeñas empresas estadounidenses decidió unirse para hacer frente a la caída de sus ventas a causa de la‘ Gran Depresión’ que vivió el país. Es así como nació Federated Department Stores Inc., que posteriormente se convertiría en parte del conglomerado de grandes almacenes más famosos en Norteamérica: Macy’s. Desde el comienzo, su presidente, Fred Lazarus Jr., trató de dar nuevos enfoques que promovieran la venta de sus productos y así hacer frente a la difícil situación económica en la que estaban enfrascados los Estados Unidos. Ejemplo de ello fue el posibilitar el uso de líneas de crédito mediante las cuales el cliente podía comprar y pagar más tarde.

Pero la fórmula más revolucionaria que Lazarus Jr. pudo lanzar al mercado es la consecución de un plan que posibilitara a las empresas deshacerse de todo el excedente de su mercancía. Pero, ¿Cómo? El presidente de la Federated Department Stores Inc. se dio cuenta de que le suponía un mayor coste el almacenar toda aquella mercancía que no habían conseguido vender que liquidarla. Entendió que la moda se devalúa muy rápido y que lo que en un momento puede ser un éxito en ventas, en otro puede no funcionar en absoluto.

Además de ello, observó que la venta posterior de aquellos productos que estaban “fuera de temporada” se hacía mucho más complicada y tuvo la genial idea de que durante unos días, al final de cada temporada, se pondría todo aquel género excedente en venta a un precio más reducido. Es así como surgieron las rebajas.

 

En España este fenómeno se hizo popular gracias a firmas como El Corte Inglés y Galerías Preciados, competencia directa la una de la otra. Ambas introdujeron en España el modelo de grandes almacenes originado en Estados Unidos, convirtiéndose en establecimientos multimarca enfocados principalmente en la venta de ropa. La fuerte competencia que había entre las dos empresas llevó a que El Corte Inglés adoptara la idea de reducir el coste del producto excedente de Fred Lazarus Jr., convirtiéndose en la primera empresa en introducir el concepto de rebajas en España. Esto, junto con una innovadora estrategia de marketing hizo que El Corte Inglés predominara por encima de Galerías Preciado y que, años más tarde, se hiciera con la posesión de las mismas.

Con el paso del tiempo, todo tipo de comercio ha ido sumándose a este fenómeno que, inevitablemente, resulta esencial para conseguir mantenerse a flote en un mar en el que los comerciantes intentan competir por todos los medios y en el que el más grande siempre se come al más pequeño. Ahora, la única cuestión que habría que valorar es si las rebajas son de verdad positivas para el comerciante y para nosotros los consumidores o si, por el contrario, han llevado tanto a comercios como a clientes a sumergirse en una vorágine consumista de la que es imposible salir. Eso último lo dejo en las manos de los lectores. Juzguen ustedes mismos.

Asier Sannio

@asannio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here