CIERRE 15º FESTIVAL DE CINE ALEMÁN

Un artículo de David López Fernández para ColumnaZero (Foto: film "rupturas por encargo"
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.7/10 (3 votes cast)
Un artículo de David López Fernández para ColumnaZero (Foto: film “rupturas por encargo”

La Felicidad (Glück).

Hay momentos en la vida en los que pasa algo por delante de tus ojos y como una flecha penetra tu corazón sin compasión. En otros sin embargo, esa flecha te es extirpada sin preguntar, y parece que no existe remedio para el dolor. Es entonces cuando descubres lo bueno y malo del amor.

El 15º Festival de Cine Alemán ha puesto el cierre por todo lo alto hasta el próximo año. Un festival cargado de grandes películas basadas en la existencialidad humana, en el complejo estudio acerca de quiénes somos o qué pretendemos ser.

Tras las bien valoradas Costa Esperanza (2011) y Hannah Arendt (2013), bajo el panorama existencial alemán en el marco del control social de la Stasi y la asimilación de la barbarie del Holocausto, brotaba algo enigmático e increíble que rompía la esencia bélica con un arma potente, el amor.

La obra cumbre con la que Sarah Judith Mettke se estrenaba hace unos meses como directora, Transpapa (2012), se construye bajo el entendimiento y la aceptación del ser humano mas allá de cómo sea este. La obra narra la historia de cómo una adolescente después de siete años sin ver a su padre, descubre que es transexual y se llama Sophie. Una verdadera muestra de lo que se esconde detrás de los ideales o los sentimientos. Una enseñanza acerca de la valía de las personas. De la búsqueda de la persona, de su felicidad y su libertad. De este modo, la protagonista emprende un viaje hacia la persona que era y sigue siendo su padre más allá de que antes fuera hombre y ahora mujer. Un recorrido cuya meta es comprenderle, aceptarle, entenderle. Cuyo fin es su felicidad. Un auténtico trabajo carente de egoísmos.

El festival prosiguió con la fallida Caída Libre (2013), película que junto a Transpapa se adelantaba al Día del Orgullo LTGB con la temática de la sexualidad. En este caso, el protagonista transgrede -en una etapa clave de su vida- su sexualidad hacia los hombres al conocer a su compañero de formación. Un film que plantea algunos de los problemas a los que se enfrenta una persona que en un determinado momento de su vida siente una atracción sexual distinta a la que había tenido siempre. Una película que plantea de forma polémica este hecho, pero que carece de todo sentido siendo reducida a un texto pobre.

Sin embargo, la gran clausura la protagonizaba la espectacular Rupturas por encargo (2013), del ingenioso director alemán Matthias Schweighöfer, cuya comedia fue brindada con una gran aclamación por parte del público. Un film que habla del rechazo a los sentimientos, la aceptación de uno mismo, y de aquellas cosas que quedan englobadas en lo que definimos como amor. Una comedia brillante con un tono parecido a la premiada La cena de los idiotas (1998, Francis Veber), bajo la cual se esconde un texto profundo acerca del ser humano y su comprensión, junto a sus relaciones con los demás. Amistad y amor se enredan en 110 minutos de auténtico entretenimiento y cuyo poso no será rechazado por nadie.

Con esta clausura hemos podido observar cómo actualmente vivimos en un momento social en el que se está consiguiendo la libertad del ser humano, de la persona. El derecho a sentir.
Existen personas enamoradas de una persona ó personas que se enamoran de varias. Personas que sienten y viven, ú otras que piensan y se esperan. A veces justo la mezcla de ambas. Personas que caminan solas y les dan la mano, ú otras que cuidan de otras y se enamoran. Incluso las que creen estar enamoradas y acaban descubriendo que lo desconocen. Personas heterosexuales, homosexuales, bisexuales, transexuales ó asexuales. Personas que de un modo u otro buscan la felicidad o buscan quién les pueda hacer felices. Y también las que solapan su soledad. Sencillamente esto es la vida, un paradigma complejo en el que el cine a veces es empleado como espacio para el estudio del ser humano, para su conocimiento. Queda mostrado que es difícil conocerle y que más difícil es conocerse a uno mismo, pero por qué no probar a ayudar entender y hacer felices a los demás, quién sabe, puede que sea el secreto de tu felicidad.

David López Fernández 

@DavidLF_cinema

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here