CARLOS SADNESS: ASTRONOMÍA TROPICAL

Un artículo de Borja Rodrigo para ColumnaZero Música.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +4 (from 4 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.8/10 (4 votes cast)
Un artículo de Borja Rodrigo para ColumnaZero Música.
Un artículo de Borja Rodrigo para ColumnaZero Música.

Después de tres años de la publicación de su último LP Ciencias Celestes, Carlos Sadness presenta su último largo; “La idea salvaje”, un nuevo trabajo que, como si de un cuento se tratase, transporta al que lo escucha a la montaña del Tibidabo durante una noche de lluvia de estrellas.

Renovarse o morir. Esta frase le va que ni pintada a Carlos Sadness, anteriormente -y todavía por sus antiguos fans- conocido como Shinoflow, ha transgredido del hip-hop ideado en las calles de Barcelona que promocionaba por Internet a principios de la última década, a un estilo más Indie y electrónico producido por Sony Music. No es que se trate de un cambio drástico que haya sorprendido a sus fans, ni mucho menos, sino que ha venido moldeándose a lo largo de su carrera y elaborando una identidad propia.

El cantante, que comenzó su carrera musical con “El presidente de los estados del ánimo” en 2007, antes de dedicarse exclusivamente a la música estudió diseño y realizó trabajos como creativo de publicidad e ilustrador. Entre los proyectos que realizó se encuentran campañas para marcas como White Label, Eristoff Black o Carolina Herrera.

 CARLOS SADNESS: ASTRONOMÍA TROPICAL

En 2012, tras la publicación de “Ciencias Celestes”, San Miguel le escoge para su nueva campaña de publicidad de verano y protagoniza su nuevo spot “Ciudadanos de un lugar llamado mundo”. Con este último disco, Sadness comienza a hacerse un hueco en el panorama musical nacional y consigue participar en festivales como el Arenal Sound, Low cost festival o el San San Festival. Además, realiza colaboraciones con artistas de la talla de Bebe o Iván Ferreiro y participa en el disco conmemorativo a Antonio Vega.

[vsw id=”c9ldnEgVqu8″ source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Después de haber conseguido un “sold out” de su gira con “Ciencias Celestes”, Sadness se retira un tiempo a la tierra de sus padres, el Pirineo oscense. Este retiro le inspirará para publicar en 2014 su EP “Monteperdido”, donde se puede escuchar al Carlos Sadness que ya veníamos conociendo desde su anterior disco.

Al cantante le cuesta olvidarse de Shinoflow, a quien se puede reconocer en ciertos ritmos de sus últimos discos, así como en sus letras y rima. Sin embargo, han menguado considerablemente la cantidad de canciones que recuerdan a sus primeros trabajos. Pese a esto, consigue una mezcla de Indie con ritmos de Hip-hop y base electrónica que no pasan desapercibidos.

Un disco que te cuenta una historia, con “Sputnik, el día que dejaste la Tierra” como punto de origen y “El día que volviste a la Tierra” como desenlace.

Si “Monteperdido”, el último EP del artista que salió el pasado año, transporta a los bosques y laderas de los Pirineos oscenses, su último trabajo tiene otro escenario más idílico y tropical, su Barcelona natal. Los temas más optimistas son “Bikini” o “Miss Honolulú” con un ambiente luminoso, lo más experimental de Sadness en este último disco.

[vsw id=”uxlaZOqAsIA” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

“Que electricidad”, con un ritmo que evoca al Indie británico, y que difícilmente no consigue mover algún músculo del que lo escucha, es el “Au revoir” de este disco, pero su “antihistoria”.

En este trabajo, Sadness tiene una aventura en el espacio y tras los periplos del viaje recuerda que no hay nadie que le guste tanto como ella. Los vaivenes del corazón continúan siendo los protagonistas del disco. Las letras más pegajosas las encontramos en “Astronomía en el Tibidabo” o “No vuelvas Japón”, que ha contado con la colaboración del cantante de Love of Lesbian, Santi Balmes.

Borja Rodrigo Ríos

@columnazero

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here