BELLEZA: LA ABUELA TENÍA RAZÓN

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
Un artículo de Paula para ColumnaZero.

Un artículo de Paula García para ColumnaZero.

En pleno invierno es el momento de recordar que nuestra piel y nuestro cuerpo necesitan unos cuidados diarios. Y cuanto antes los asimilemos e introduzcamos en nuestra rutina, mejor. Y no son consejos novedosos. Los que mejor resultan son aquellos que la abuela siempre nos repetía. 

Con toda la atención de las secciones de belleza puesta en el maquillaje gracias a los atractivos nombres de técnicas como el contouring, strobing o baking – y sí, hasta aquí hemos llegado con la invención de palabras – se ha dejado de lado lo que realmente nos puede ayudar a tener un mejor aspecto.

La base, el corrector y la máscara dejan de funcionar si lo que tratan de esconder empeora cada día. Véanse las ojeras, las imperfecciones o la falta de color e hidratación en la piel. Por eso, volver a lo que nos parecen consejos anticuados que nos daban cuando empezábamos a preocuparnos por nuestra imagen, es la mejor opción si queremos lucir impecables a cualquier hora del día.

Para empezar, una importantísima misión imposible: dormir. Y habrá muchos mirando con cara de ‘eso podrás hacerlo tú’ a la pantalla. Pero no se trata de las horas que duermas, si no de cómo las duermas. Cantidad frente a calidad. El Instituto Karolinska de Estocolmo ha demostrado que las personas que duermen bien (que no mucho, insisto) durante la noche, son consideradas más atractivas y saludables que las que no han descansado.

Dejar la tecnología a un lado al menos veinte minutos antes de acostarnos es clave. Olvidar el móvil como mínimo en este momento de reposo va a ser determinante en la consecución de un buen descanso. Además, irse a dormir justo después de cenar, tampoco es nada recomendable. Mejor una o dos horas tras la cena. Por último, cada uno debe encontrar una rutina personal que le ayude a prepararse para el descanso, bien sea leer un libro, beber un té en la cama o encender unas velas aromáticas para apagarlas antes de caer rendidos.

El segundo consejo mágico que nuestras madres, padres, abuelos y médicos se han cansado de darnos es que bebamos mucha agua. Para ser más concretos, dos litros al día. Siempre a sorbos pequeños es lo más aconsejable para lograr una buena hidratación, y las botellas de plástico, evitad reutilizarlas. Si el agua en vez de beberla, la calentamos y le añadimos un chorro de limón, podemos utilizarla para aclarar las manchas de la piel y tonificarla.

BELLEZA: LA ABUELA TENÍA RAZÓN

Ya que estamos con la piel, las últimas declaraciones de la modelo Frackowiak Magdalena sobre su cutis, considerado uno de los más envidiados del mundo, han hecho saltar las alarmas de los cuidados obsesivos. El hecho de no querer dar besos en la mejilla por la cantidad de bacterias que se transmiten es excesivo, pero algún consejo como las mascarillas naturales de miel y aguacate o de nueces y leche, son válidos para hidratación y exfoliación de la pie. Los mejunjes naturales para hidratar nuestro cuerpo es una buena opción para mantenerla a tono.

Por último, que no por ello menos importante, hay que mentalizarse de que ‘somos lo que comemos’. Algunos artículos en el último mes se han dedicado a publicar los tipos de rasgos (imperfecciones como arrugas, piel grasa o granitos) que caracterizan a las personas que comen determinados alimentos. Desde la ‘sugar face’, llena de espinillas y con una piel muy fina; hasta la ‘wine face’, de tono rojizo y arrugas bajo los ojos. Por otro lado existen los denominados alimentos milagro, que nos pueden llegar a garantizar un color y brillo distintos. Entre ellos están la lima, el perejil, el apio, el aguacate, las algas y las bebidas como el té verde.

BELLEZA: LA ABUELA TENÍA RAZÓN

BELLEZA: LA ABUELA TENÍA RAZÓN

La moraleja de este artículo podría resumirse en un sabio dicho popular: ‘mejor prevenir que curar’. Y es que trabajar por una piel y aspecto saludables nos ahorra kilos de maquillaje que pueden volverse en nuestra contra cuando pasan los años. Por supuesto, las tendencias de make up son una manera más de crear una imagen que será nuestra carta de presentación al mundo y, ¿a quién no le gusta verse guapa? Pero debemos evitar que nos hagan olvidar que debajo queda algo muy valioso que cuidar. Cuando de pequeñas nos repetían que ‘la belleza está en el interior’,  no se equivocaban. Y si sacudimos de moralismos la afirmación lo que no podemos negar es, al menos, que la ‘belleza empieza en el interior’.

Paula García Herrera

@columnazeromoda

email

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>