ASÍ FUE UTOPÍA 2016, EL NUEVO FESTIVAL DANCE DE MADRID

Una crónica de Alberto Avellana para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.3/10 (3 votes cast)
Una crónica de Alberto Avellana para ColumnaZero.
Una crónica y fotografías de Alberto Avellana para ColumnaZero.

La primera edición del UTOPÍA Festival se ha estrenado con 40.000 asistentes, un cartel de deejays de primera y una organización impoluta que ha dado vida a la Ciudad Universitaria de Madrid, apuntalando a la capital como destino renovado para el panorama festivalero.

Dos días, dos escenarios y cuarenta deejays nacionales e internacionales. Ahora súmale buena temperatura, un gran espacio verde para celebrarlo y barras de consumibles para refrescar a los más sedientos. Así se presentaba esta primera edición del Festival UTOPÍA. La campaña de marketing del festival, subvencionada por patrocinadores privados así como por la comunidad de Madrid, giró entorno a las redes sociales a nivel nacional como internacional y consiguió traer consigo a casi 19.000 asistentes cada día.

ASÍ FUE UTOPIA 2016, EL NUEVO FESTIVAL DANCE DE MADRID

El sábado nos encontramos con un cartel muy potente, encabezado cómo no por uno de los deejays de referencia commercial, el francés David Guetta. El deejay no defraudó y durante los 90 minutos en los que estuvo al frente del escenario Vulcano, el más grande de los dos y que simulaba un volcán en erupción, echó mano de hits como I got a feeling de Black Eyed Peas, Where are ü now de Justin Bieber, Titanium o el clásico Sexy Bitch. Sin embargo, no fue Guetta el que consiguió meterse al público en el bolsillo, sino el deejay Alesso, que conquistó a los asistentes con un incansable ritmo que hizo quemar todas las calorías que nos quedaban. El sueco fue el último deejay de la noche del sábado, convirtiéndose en la guinda de un día por el que habían pasado Anna Tur, Carlos Jean, Cassy o el incansable Maceo Plex, quien fue otras de las grandes sorpresas.

ASÍ FUE UTOPIA 2016, EL NUEVO FESTIVAL DANCE DE MADRID

ASÍ FUE UTOPIA 2016, EL NUEVO FESTIVAL DANCE DE MADRID

El domingo llegaba con otros tantos platos fuertes: Diplo, Rudimental, Nicky Romero, el esperado Armin Van Buuren o el dúo holandés W&W fueron las piedras angulares de la jornada que cerraría el festival.

Rudimental empezaba a las siete de la tarde y ya congregaba una masa increíble de asistentes con ganas de quemar las zapatillas al ritmo de su drum & bass. El público se quedó encandilado con la versión de Jump Around y para antes de cansarnos, Nicky Romero le tomó el relevo. Su set presentaba numerosos remixes de canciones del panorama comercial americano. Y es normal para un deejay que ha hecho colaboraciones con artistas de la talla de Calvin Harris, Ludacris, Madonna, Nicki Minaj o Kylie Minogue. Casi nada.

Y así sin darnos cuenta llegó el hombre de la noche, reconocido cinco veces como el mejor deejay del mundo, Armin Van Buuren: 90 sólidos minutos de su trance característico con sintetizadores que reunieron a la mayor cantidad de gente de todo el fin de semana. Y es que Van Buuren fue el puente perfecto para el dúo W&W.

Como W&W fueron los últimos y no empezaron hasta las 11:30 de la noche del domingo, a medida que avanzaba su música, el espacio entre los asistentes era mayor y los pasos de baile de la gente se volvieron frenéticos.

ASÍ FUE UTOPIA 2016, EL NUEVO FESTIVAL DANCE DE MADRID

Pero no todo han sido hombres a los mandos de las mesas de mezclas, la deejay ibicenca Anna Tur, junto a Cassy, Heidi o Heels to Kill han demostrado a lo largo del fin de semana que también hay espacio para las mujeres en la receta de la música electrónica.

Al increíble line up de deejays hay que sumarle la espectacular realización del evento que incluía una pirotecnia muy cuidada alineada para crear las esperadas erupciones del volcán así como un set de luces, fuego, columnas de humo y confetti que nada tendría que envidiar al mismísimo Tomorrowland. En serio. El ambiente era inmejorable y el set, de carácter fantástico, encajaba perfectamente con el perfil del festival.

Y así, los dos días, los cuarenta deejays y los casi 40.000 asistentes fueron pasando, saltando y disfrutando al ritmo de EDM. El público rasgó sus camisetas, se pintó la cara y dibujó corazones en el aire con sus manos. Señores, hemos sido partícipes del primer año de vida de uno de los festivales madrileños que ha venido para quedarse y así lo transmitieron los asistentes a través de las redes sociales.  Aquí tenéis una pequeña muestra de la huella que ha dejado el festival entre los internautas.

ASÍ FUE UTOPIA 2016, EL NUEVO FESTIVAL DANCE DE MADRID

Alberto Avellana Alonso

@albergamkee

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here