ADIÓS DEPORTIVAS, HOLA GRANNY SHOES

Un artículo de Clara Auñón para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.3/10 (3 votes cast)
Un artículo de Clara Auñón para ColumnaZero.
Un artículo de Clara Auñón para ColumnaZero.

Ni las Stan Smith de Adidas ni las Cortez de Nike, el nuevo calzado todoterreno son los granny shoes. Los zapatos de abuela fueron presentados por la firma francesa Céline hace unas cuantas temporadas, y ahora muchas tiendas low cost recuperan el modelo como un básico para verano.

No es que el reinado de las deportivas básicas esté llegando a su fin (nosotros no lo creemos, al menos), pero esta especie de bailarinas con tacón va a ser una fuerte competencia. Para muchas fue una alegría eso de que las zapatillas se aceptaran como  calzado válido para cualquier ocasión, pero había a quien los cordones le sabían a poco cuando la situación requería estilismos algo más arreglados.

Phoebe Philo, directora creativa de Céline, debió inspirarse en todas ellas al diseñar el calzado para la colección otoño invierno 2015-2016. La pieza central fueron unos zapatos de punta redondeada, empeine elástico y tacón pequeño en forma de trapecio, que más tarde serían bautizados como granny shoes. Después llegó la elegante versión de Chanel, la de fiesta de Teresa Helbig… Así se inició lo que algunos consideraron un nuevo capítulo en la historia de los ugly shoes.

Céline empezó la locura de los granny shoes con tres modelos, uno en cuero negro, y otros dos en napa, de color beige o berenjena, todos ellos con el tacón de madera rojiza. Con el tiempo, el diseño ha ido evolucionando hacia una de esas prendas que tienen todas las cartas para convertirse en un básico atemporal. Pueden gustar más o menos, pero aquí estamos a favor de todo lo que sea cómodo y práctico, así que teníamos que hablar de sus variantes para verano.

ADIÓS DEPORTIVAS, HOLA GRANNY SHOES

Nude y con acabado mate, así es la versión dulce y sofisticada de este calzado. El modelo de la maison Chanel pertenece a este grupo, con la punta negra tan característica de las bailarinas de la firma, y los laterales y talón abiertos. Estos escarpines han sido la musa de algunas de las tiendas low cost. Por un lado, encontramos modelos en color arena, con un diseño abierto por detrás, parecido al anterior. Por otro, tenemos la variante femenina, en tonos que tiran a rosa palo y rematados con un lazo. Y para los amantes absolutos de los básicos, un modelo totalmente liso, en tonos crema y sin adorno alguno. Esta es la opción más fácil de combinar, pero para que el look no quede demasiado simple, recomendamos ir a lo femenino con prendas de crochet, o a lo masculino con un vestido camisero.

ADIÓS DEPORTIVAS, HOLA GRANNY SHOES

ADIÓS DEPORTIVAS, HOLA GRANNY SHOES

 

Quienes prefieran desviar la atención a los pies, pueden optar por diseños a todo color. Tonos tierra, teja, frambuesa, azules e incluso modelos estampados, que se presentan en ante o charol, y con un acabado muy sencillo. Aquellos en colores vivos resultan algo más veraniegos, mientras que los marrones o en colores teja son más aprovechables para entretiempo. En cuanto a la combinación, no son más difíciles de llevar que los modelos nude, y le dan una gracia extra a cualquier look. Pero sin duda una buena opción es optar por estilismos inspirados en los 50, combinándolas con los vestidos o faldas midi, otra de las tendencias de la temporada.

ADIÓS DEPORTIVAS, HOLA GRANNY SHOES

ADIÓS DEPORTIVAS, HOLA GRANNY SHOES

El último modelo es más bien una mutación entre los granny shoes y unas babuchas: los zapatos destalonados. De momento esta opción es la que menos adeptos está ganando, y la única que podemos considerar heredera de los ugly shoes con todas las de la ley. Tienen la punta más marcada, cubren algo más el empeine, mantienen el tacón, y tienen el talón totalmente abierto, sin ningún tipo de sujeción. Además de que la forma resulta más moderna, se suelen presentar en color blanco o con efectos metalizados, lo que restringe bastante las posibilidades de combinación. Para no complicarse, lo más sencillo es optar por un look actual, con unos vaqueros que tengan los bajos deshilachados, una camisa blanca, y otro accesorio que dé el toque de color.

ADIÓS DEPORTIVAS, HOLA GRANNY SHOES

En resumen, aunque las deportivas ocupen un espacio demasiado grande en nuestro corazón como para despedirnos de ellas, está claro que los granny shoes no se quedan atrás en lo que a utilidad se refiere. No sabemos si llegarán a convertirse en un básico tan atemporal como prevemos, pero este verano van a salvar más de un look, y creemos firmemente que se merecen un hueco en el zapatero.

Clara Auñón

@ALClaara

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here